La Biblia latinoamericana, o la Biblia Católica como se le conoce comúnmente. Contiene más libros que la Biblia «protestante» como suele llamársele. Ésto no es por que la Biblia que usan las iglesias independientes esté incompleta.

A los libros extra que contiene la Biblia Latinoamericana, se les llama libros apócrifos o deuterocanónicos. La palabra apócrifo significa oculto, mientras que deuterocanónico significa  segundo canon. Se cree que éstos libros fueron escritos originalmente en el período entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. A continuación se enlistan los libros apócrifos:

  • 1 Esdras.
  • 2 Esdras.
  • Tobías.
  • Judit.
  • Sabiduría de Salomón.
  • Eclesiástico.
  • Baruc.
  • La Carta a Jeremías.
  • Oración de Manasés.
  • 1 Macabeos.
  • 2 Macabeos.
  • Adiciones a los libros Bíblicos de Ester y Daniel.

Los judíos tomaron con mucho respeto los libros apócrifos, sin embargo, jamás los aceptaron como libros pertenecientes a la Biblia.

Las razones por los que las iglesias independientes no consideran a los libros apócrifos o deuterocanónicos como inspiración Divina, es que las historias narradas en éstos libros no son totalmente exactas ni precisas. Tampoco se hace referencia sobre éstos libros en ningún libro de la Biblia de los que pertenecen al canon o a la inspiración divina. A parte de eso, también hay errores probados y contradicciones dentro de los libros apócrifos. Sin mencionar que varios de sus escritos no son ciertos.

Los libros apócrifos fueros añadidos a la Biblia por la Iglesia Católica en el Concilio de Trento a mediados de 1500 d.C. Éstos escritos respaldan muchas de las prácticas de la Iglesia Católica que contradicen el canon bíblico. A continuación se mencionan algunas de ellas:

  • Oraciones por los muertos.
  • Peticiones a los «santos».
  • Adoración a ángeles.
  • Ofrendas expiatorias por los pecados.
LEER  Origen de la Iglesia Católica

Es necesario aclarar que varias de las cosas que mencionan los libros apócrifos son ciertas. Sin embargo, debido a los errores históricos y a las contradicciones que hay en éstos escritos, son considerados como documentos históricos, religiosamente falibles y no como la escritura inspirada por Dios.

Categorías: Noticias

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *