En ésta ocasión he decidido traer un artículo bastante diferente a la temática que se ha estado desarrollando en el transcurso de éstos meses. Sin embargo, no por ello el artículo es menos importante. De hecho, lo que estoy por contarles es completamente real, lo que hace más impactante la historia.

A continuación ustedes verán una carta que quizás es la más desgarradora que un padre cuya vida a dedicado al cristianismo puede recibir, o tal vez sea una carta con la mejores noticias que dicho padre puede esperar. Eso lo juzgará el lector.

Los Personajes

Anne Judson fue la esposa del primer misionero al exterior de los Estados Unidos, Adoniram Judson. Éste hombre nació en Malden, Massachusetts, el 9 de agosto de 1788 y murió a bordo de un navío en la costa de Birmania el 12 de abril de 1850.

Adoniram tenía 24 años cuando decidió irse de los Estados Unidos como misionero a Birmania. En ése entonces en Birmania no había ni un solo misionero y el ambiente era bastante hostil. Estaba completamente enamorado de Anne, quien en ése entonces tenía 23 años. Adoniram deseaba mucho casarse con Anne y luego mudarse a Birmania para extender el evangelio.

Sin embargo antes de casarse con ella, le escribió una carta al padre de Anne.

La Carta

A continuación la carta que Adoniram escribió:

Ahora debo preguntarle si usted consiente en separarse de su hija a principios de la próxima primavera para no volver a verla más en éste mundo. Si consiente a su partida y a que quede sujeta a las dificultades y sufrimientos de la vida misionera; si consiente en que ella se exponga a los peligros del mar, a la fatal influencia del clima del sur de la India, a todo tipo de privaciones y angustias, a degradaciones, insultos, persecución y quizás una muerte violenta.

¿Puede usted dar su consentimiento a todo esto, por amor a aquel que dejó su hogar celestial y murió por ella y por usted, por el bien de las almas inmortales que perecen, por el bien de Sión, y por la gloria de Dios?

¿ Puede dar su consentimiento a todo esto con la esperanza de encontrarse pronto con su hija en la gloria, y con una corona de justicia?

Sin duda alguna, éstas pueden ser palabras muy fuertes para un padre acerca de su hija. No obstante, hay un gran sin número de historias similares a través de los años.

LEER  Origen de la Iglesia Católica

La historia de Anne y Adoniram Judson continúa, hicieron grandes cosas para la obra misionera y no todo fue color de rosa. Si el lector desea conocer la historia completa de éstos grandes misioneros no dude en solicitarlo a través de los comentarios para darla a conocer en una siguiente publicación.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *