Babilonia fue una de las primeras ciudades de la Edad Antigua. Babilonia es el nombre que se le dio a la antigua Babel. Ésta ciudad fue fundada por Nimrod aproximadamente en el tercer milenio a.C. Podríamos decir que Babilonia fue la capital del primer imperio político de la humanidad.

Generaciones posteriores continuaron con la construcción de ésta gran ciudad. Hammurabi la agrandó y la reforzó. Convirtiéndola en la capital del Imperio Babilonio Semita. Nabucodonosor II concluyó con la construcción de la ciudad, llevándola a su máxima gloria. En Daniel 4:30, Nabucodonosor se jacta diciendo: «¿No es esta Babilonia la grande, la cual yo he construido?

La ciudad se mantuvo en todo su esplendor como capital de la tercera potencia mundial hasta el año 539 a.C. de acuerdo al calendario gregoriano. Cuando cayó ante las fuerzas invasoras medopersas bajo el mando de Ciro el Grande. A partir de ése año, Babilonia fue decayendo y su gloria se desvaneció. En dos ocasiones se reveló contra el emperador Darío I Histaspes, y en la segunda de ella fue demolida. La ciudad restaurada parcialmente se reveló contra Jerjes I y fue saqueada.

En tiempo cristianos primitivos aún existía, que a sazón contaba con una colonia de judíos, por lo cual el apóstol Pedro decidió visitarla, como lo declara en una de sus cartas: (I Pedro 5:13) «La iglesia que está en Babilonia, elegida juntamente con vosotros, y marcos mi hijo, os saludan». Las inscripciones encontradas en la ciudad muestran que el templo de Bel subsistía en el año 75 d.C.  No obstante, se cree que la ciudad había dejado de existir para el siglo IV d.C. Se había convertido nada más que en «montones de piedras» como lo declara Jeremías 51:37, «Y será Babilonia montones de ruinas, morada de chacales, espanto y burla, sin morador.»

LEER  Origen de la Iglesia Católica

Una de las cosas por las que se le conoce hoy en día a Babilonia es por sus jardines colgantes, considerados como una de las siete maravillas del mundo antiguo. Sin embargo, lo único que podemos ver en la actualidad de ésta gran ciudad es nada más que innumerable montículo y ruinas.

Categorías: Noticias

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *